Hacer ejercicio te puede llevar a dormir mejor

¿Sabías que cuando estamos cansados solemos optar por comida grasa y poco saludable? Hay muchos estudios sobre el sueño, incluidos los del New York Obesity Nutrition Research Center, que han conseguido probar este hecho. La gente que tiene privación del sueño consume unas 300 calorías más al día. ¿Por qué? Parece que su metabolismo, la formación de células y la digestión son más lentas. Pero no es porque se levanten al frigorífico de madrugada ?

Hacer ejercicio no sólo te ayuda a estar en forma, sino que también mejora la calidad del sueño.

Un estudio publicado en el Journal of Clinical Sleep Medicine probó que el ejercicio regular mejorar la calidad del sueño y ayuda a dormir del tirón por la noche. Lo único a tener en cuenta es que al cuerpo le llevará unos 4 meses adaptarse a este cambio. Así que no te desanimes si estás probando una rutina de entrenamiento y ves que tu descanso no mejora en seguida. También puede ser que te cueste quedarte dormido si haces un entrenamiento intenso justo antes de irte a la cama. ¿Por qué? El ejercicio físico estimula el sistema nervioso autonómico y hasta que no se relaja no te puedes dormir. Así que el cuerpo necesita algo de tiempo para adaptarse a los nuevos estímulos de entrenamiento. Nuestro consejos es que termines tu ejercicio unas dos horas antes de irte a la cama para asegurarte de que tienes una noche reparadora.

Durante el día todos queremos ser productivos en el trabajo, pero también queremos tener la fuerza para terminar una buena carrera o entrenamiento. Si no duermes lo suficiente por la noche tendrás menos energía durante el día y, por lo tanto, menos ganas de hacer ejercicio. Así que descansar bien por la noche es esencial para tener una buena rutina de entrenamiento. Este dato ha sido confirmado por estudios recientes realizados por la reputada Universidad de Stanford. De 7 a 9 horas es la cantidad perfecta de sueño medio.

Cuando estás estresado, el cuerpo libera la hormona del estrés, el cortisol, que interfiere con el sueño. Esto significa que al día siguiente, además de sentirte aún más cansado, tendrás hambre, debido a la falta de leptina, una hormona que suprime a la hormona del hambre. Los niveles bajos de leptina te dan hambre y eso te lleva a las 300 calorías que mencionamos al principio del artículo. También reduce la calidad de sueño, sobre todo porque las células grasas que se almacenan en el cuello te llevan también a roncar. Y seguro que no quieres molestar a los tuyos, ¿no? El tema que es que el sueño y el peso van de la mano.

Por eso tienes que hacer suficiente ejercicio. Deberías intentar dar 10.000 pasos al día. Hacer ejercicio al aire libre te puede ayudar a combatir el estrés y hacer que estés más cansado a la hora de dormir.

 

Guardar

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
Responsable M Belén Valentí de Antonio +info...
Finalidad Gestionar y moderar tus comentarios. +info...
Legitimación Consentimiento del interesado. +info...
Destinatarios Automattic Inc., EEUU para filtrar el spam. +info...
Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.