CIRCUITO ULTRA CAVITACIÓN

Eliminación de grasa rebelde localizada en donde se diagnostica de forma personalizada un tratamiento adecuado.

Como norma general, este tratamiento incluye el siguiente circuito: ultracavitación (para eliminar la grasa localizada), presoterapia (para mejorar el sistema linfático y circulatorio) y plataforma vibratoria (tonificación muscular y remodelación corporal)

Circuito específico exclusivo de la marca, donde se trata la eliminación de la grasa de una manera global y personalizada para unos mejores resultados del cliente.

En los últimos tiempos este tratamiento estético se ha puesto de moda entre mujeres y hombres, que recurren a la cavitación estética para perder peso sin necesidad de pasar por el quirófano. Sin embargo, pocas personas saben cuáles son los verdaderos beneficios de una técnica que requiere de un protocolo de actuación específico, para garantizar la seguridad y la efectividad de los resultados.

El culto al cuerpo siempre ha sido un patrón imperante, sobre todo entre las mujeres, por el empeño de mantener su peso a raya. Reducir la grasa es el objetivo de ayer y de hoy de muchos pacientes, que deciden recurrir a tratamientos estéticos para decir adiós a los kilos de más. Y, en la búsqueda de esos “métodos milagrosos”, la cavitación se ha impuesto sobre otros procedimientos más agresivos como la liposucción, que requieren emplear la cirugía y que, en consecuencia, conllevan mayores riesgos para el paciente.
Desde Abanolia Sanchinarro explicamos en qué consiste la cavitación estética o ultrasónica:

Es un impulso ultrasonoro de baja frecuencia que produce microscópicas burbujas que rompen las membranas de los adipocitos, sin dañar las estructuras adyacentes, respetando la integridad del sistema sanguíneo y linfático. Los modos de acción del ultrasonido sobre los tejidos biológicos se deben a dos efectos: térmicos y mecánicos. Cuando se quiere hacer énfasis en el efecto mecánico para destruir el tejido graso, se programa en modo continuo. Si la densidad del tejido graso es menor, y se desea hacer un tratamiento más completo para eliminar la celulitis, la retención de líquidos, mejorar la circulación y reestructurar el colágeno, se programa en modo pulsado

Esta técnica es empleada a lo largo de un número variable de sesiones –normalmente no más de 10 suelen ser las requeridas, aunque esto depende en cada paciente–, cuya duración aproximada suele ser de unos 40 minutos. Así, desde Abanolia Sanchinarro consideramos que el número de sesiones recomendadas para IMC (Índices de Masa Corporal) comprendidos entre 23 y 27 es de entre cinco y seis, y para IMC superiores, entre 10 y 15 sesiones”.

Sin embargo, es imprescindible dejar pasar un margen de tiempo antes de repetir la siguiente sesión. Además, y aunque los especialistas aseguran que se llegan a perder de dos a cuatro centímetros de volumen corporal ya en la primera sesión, habrá que esperar hasta la tercera o la cuarta para comenzar a ver los primeros efectos.
A su vez, para que dichos resultados sean visibles es necesario prepararse los días previos y posteriores a la realización de cada sesión tomando dos litros de agua diarios, para permitir expulsar la grasa a través de la orina. Además, se recomienda llevar una dieta saludable, minimizando el consumo de alimentos ricos en grasas y en hidratos de carbono. En cuanto a la preparación profesional, el especialista se encargará de realizar un primer diagnóstico personalizado, mediante un examen de la zona a tratar para, posteriormente, delimitar la misma esbozando una línea con un lápiz. Una vez definida la región, se limpia la zona con alcohol y se emplea un gel conductor para hacer circular el aparato aplicador de ondas ultrasónicas, en unas sesiones no invasivas e indoloras en las que el paciente no suele notar molestias, salvo la ligera sensación de aspersión y calor al pasar el aparato ultrasónico por el cuerpo.

BENEFICIOS DE LA CAVITACIÓN

Entre las múltiples ventajas que lleva aparejada la cavitación destacan:

  • Eliminación de la grasa localizada. Este es el beneficio principal de la cavitación, puesto que permite eliminar grandes volúmenes de grasa desde la realización de la primera sesión. Debido a los cambios hormonales derivados de los ciclos menstruales, la menopausia y la toma de anticonceptivos, las mujeres tienen más tendencia a acumular grasa localizada, en zonas como el abdomen, muslos, trasero y otras menos habituales como brazos o rodillas. Por ello, muchas recurren a métodos, en su mayoría ineficaces, como son la aplicación de cremas y lociones reductoras de venta libre en supermercados. Sin embargo, esto no es suficiente para combatir este exceso de grasa que sí puede suprimirse mediante la cavitación.
  • Eliminación de la celulitis y de la piel de naranja. Ambos problemas estéticos están relacionados con el tejido conectivo de la piel, por lo que el ejercicio y otros remedios estéticos no son suficientes para eliminarlos. En este sentido, la cavitación, a la vez que reparte la grasa localizada, permite tensar la piel, reafirmándola, mejorando la elasticidad y consiguiendo un aspecto más liso en pocas sesiones.
  • Mejora la circulación.
  • Eliminación de toxinas y activación de la producción de colágeno de la piel.

Además de estas ventajas estéticas, la cavitación es un método que, si se realiza correctamente por un profesional cualificado, no debería causar ninguno de los efectos secundarios asociados erróneamente con este tratamiento: presencia de hematomas o moratones, sensación de quemazón o picor, y reacciones alérgicas, entre otros. Además, la persona que se somete a la cavitación puede llevar una vida normal antes, durante y después de la realización del tratamiento.

En este sentido, la cavitación está especialmente indicada para dos tipos fundamentales de pacientes. Por un lado, para aquellas personas que, a pesar de practicar de forma regular ejercicio y de llevar una dieta sana y equilibrada, no consiguen deshacerse de la grasa localizada.
Y, en segundo lugar, es apropiada para ese grupo de personas que aún estando delgadas y conservando su peso ideal tienen tendencia a acumular grasa, en zonas como el abdomen o cartucheras.

ES IMPORTANTE NO DESATENDER LAS ADVERTENCIAS

Aunque la mayoría de pacientes piensa en este tratamiento como un método eficaz para perder peso, lo cierto es que la cavitación estética no está indicada para responder a tales expectativas. El verdadero beneficio de este tratamiento consiste en eliminar la grasa localizada, puesto que para perder peso es necesario llevar a cabo otros procedimientos, como realizar una dieta y practicar ejercicio de forma regular.

Moldear el cuerpo sí es en cambio posible, aunque para lograr un mejor efecto de la cavitación resulta recomendable combinarlo con otros tratamientos estéticos, como son la presoterapia (drenaje linfático), la mesoterapia, la radiofrecuencia corporal o ejercicios con una plataforma vibratoria. De ello, y de otras cuestiones, dependerá la mayor o menor satisfacción con los resultados.

Desde Abanolia Sanchinarro damos un consejo primordial:

Como en cualquier otro tratamiento de reducción de volumen corporal, mantendremos el volumen si mantenemos el peso.

Además, la realización de la cavitación por parte de un profesional es imprescindible, puesto que será el encargado de diseñar un procedimiento a la medida de cada paciente, atendiendo a sus necesidades específicas y a su historial clínico, por lo que, en consecuencia, de él dependerá, en gran medida, el éxito de los resultados.

A su vez, son ya muchos los aparatos que circulan por el mercado para realizarse el tratamiento en casa. Una cavitación doméstica que no es aconsejable de realizar, puesto que se podrían causar lesiones dañinas en la piel que pueden evitarse poniéndose en manos de un profesional.

Como última consideración cabe resaltar la contraindicación del tratamiento en pacientes con determinadas afecciones. Entre ellos a las personas con enfermedades hepáticas y renales, o con cualquier otra afección considerada de gravedad, como cardiopatías, así como a mujeres embarazadas, en periodo de lactancia o poseedoras del DIU o a personas con marcapasos u otros dispositivos electrónicos, con alteraciones vasculares, con lesiones de la piel o con exceso de sobrepeso tampoco se les puede realizar la cavitación.

Por todo ello, y si se tienen en cuenta todas estas recomendaciones, la cavitación estética es un procedimiento sencillo, indoloro y seguro, que no plantea riesgos ni complicaciones. Resulta idóneo para pacientes que deseen deshacerse de la grasa localizada, pero, como todo tratamiento médico-estético, requiere cautela para no perjudicar a la salud.

TARIFAS

  • CAVITACIÓN
    55 €
  • CAVITACIÓN BONO DE 5 SESIONES
    247 €
  • CAVITACIÓN BONO DE 10 SESIONES
    467 €